Archivo de la etiqueta: fotos

Re-comenzar

Cada año que empiezo un nuevo curso hay un cambio importante en mi vida. Parece que el Continuum es lo único “continuum” que hay en mi vida, porque todo lo demás es más bien “interruptus” (si me permites el mal chiste).

Mi proyecto arrancó a la vez que mi divorcio, y al parecer cada curso está marcado por una ruptura, más o menos dramática.
Igual es para compensar.
Es muy difícil vivir de forma consecuente, hoy hablaba de eso. Ser idealista o activista o política en el sentido apartidista, tiene un precio. A veces un alto precio.
Y una  a veces querría ser inconsecuente y hacer lo que le apetece en el momento aunque vaya en contra de lo que crees profundamente. Pero no es posible. Porque cuando haces algo en contra de lo que eres de verdad, te sale la incoherencia por los poros. Y exhalas falsedad.
Así que sólo nos queda seguir el camino solas, mi consecuencia y yo.

Nohemí Hervada
Se me han juntado dos diosas a la vez en el mismo momento espacio-tiempo, en el mismo cuerpo. Y al final, como en todas las guerras civiles, entre hermanos, todos pierden.

En esta guerra no gana Hera ni Afrodita,  pierden las dos, porque ambas ceden parte de su esencia.
Quiero pensar que quizás ganan también las dos, pero la verdad no lo creo. Porque como buenas diosas griegas cada una reclama su parcela sin concesiones.
Así que  aunque hoy haya una ganando la batalla, en el fondo sabe que ha perdido.
Pasará el tiempo, esas noches largas y esos años cortos, y quién sabe a quién tendremos cerca cuando  mi tiempo sea más mío.
Y quién sabe a quién tendrás tú. O si por tener más tiempo, has tenido menos…
No hay nada seguro, salvo lo que uno elige hacer en cada momento.
La vida es elegir, decidir, el amor es una decisión. Aunque a veces hay que compaginarla con otras elecciones y otros amores.

Con el tiempo me he dado cuenta de  que valen más los contados momentos de verdad que la eternidad vivida en un continuo futuro incierto, que al final es mentira.
Y yo he tenido momentos de verdad. Mucha verdad. Seguramente demasiada verdad.
Pero así soy yo. En el fondo creo que me va el drama.

Debe ser agradable vivir una gran pasión de forma estable… yo no lo he conseguido nunca. Siempre he tenido que elegir entre una cosa u otra.  Hoy también.
Pero al menos, elegí.
No todos se atreven a decir lo mismo.

 

Reto inacabado

Hace unas semanas emocionada como estaba con la fotografía y el autorretrato quise lanzarme a hacer un 365, o lo que es lo mismo, a publicar una foto al día durante un año.
Lo hice más de un mes, pero diferentes circunstancias me hicieron parar.
Me quedé sin la cámara que me prestaron y estuve un tiempo hasta que compré la mía.

 

Como no tengo ninguna experiencia previa en fotografía,  me apetece ir aprendiendo y experimentando, con lo que quiero yo de la fotografía.
He decidido no ponerme plazos ni días. Y he decidido además que algunas fotos serán solo para mí.
Me sigue fascinando el retrato y la capacidad de la fotografía para expresar mucho más de lo que se ve… Y ahora creo que me ha picado el gusanillo de mirar a la gente de otro modo.
Siempre dije que me fascina la gente, los desconocidos de los que oyes conversaciones por la calle o en un bar sin querer. Debo ser algo voyeur pero me gusta estar quieta en un lugar y mirar, observar, imaginar la vida detrás de lo que se ve y de lo que no se ve. Componer en mi cabeza una historia a raíz de las frases que oigo…

Su mirada
Descubriendo otras miradas

Creo que me veo no solo retratándome yo y lo que quiero expresar, sino retratando a otros, a gente anónima. No buscando la belleza de la foto, o la calidad técnica, sino la expresión o la reacción. No busco agradar, nunca lo he hecho… creo que soy demasiado provocadora para hacer solo lo políticamente correcto. Así que intento compaginar ese deseo irrefrenable con mi sentido común… OS invito acompañarme si queréis en este viaje en imágenes, igual que antes me habéis acompañado en el viaje con palabras.

Como una piedra en el agua. 365-29

Alguna vez me han encargado escribir algo concreto y  aunque no me cuesta demasiado, no me emociona. Soy de esas personas que vomitan cuando escribe, que escribe con las tripas más que con la cabeza.
A menudo me pasa empezar a escribir algo y sentir como si algo me poseyera y escribiera solo a través de mí. Es la magia de la escritura, me imagino que de todas las artes porque en estos días me pasa algo parecido con los autorretratos: intento expresar algo, una idea, y la foto cobra vida por otros derroteros. Un día quería hacer una sesión “tétrica” y me salieron algunas de las fotos más reales y sugerentes que me he hecho en todo este mes. Imagino que la esencia  y el cómo se está en el momento se escapa por los poros… no sé. O eso o que soy peor actriz de lo que pensaba. Sigue leyendo Como una piedra en el agua. 365-29

I Love Me de Rebeca López-Kisikosas

Hoy acaba oficialmente el taller que empezó hace un mes.

Hoy he llorado emocionada oyendo el último comentario de Rebeca a mi trabajo en este taller.

Como ella misma me ha dicho, yo llevo ya un par de años haciendo un trabajo propio con el tema de la imagen propia, el reconocimiento y la aceptación. Fruto de ese trabajo son 2 de mis talleres de más éxito , sobre todo el “Sácate Partido”.

Decir que recomiendo a todas las mujeres emprender este viaje de dentro hacia fuera y de fuera hacia dentro es poco. Lo recomiendo a todo el mundo, pero las mujeres llevamos la carga añadida de estar expuestas por nuestra imagen desde niñas. Sigue leyendo I Love Me de Rebeca López-Kisikosas