Aprendió a no esperar

Aprendió a no esperar

-“Gracias por esperar”

le dijo él, y ella le respondió:
-“Yo ya no espero nada.
Sólo estoy
y sigo con mi vida”

Esperar es detenerse,
Esperar es dejar la responsabilidad de tu vida en otras manos y en otros pies.
Es detener tu propia evolución.
Es cerrar la única puerta que de verdad se abre, que es la del paso que estás dando en ese preciso instante.
Si esperas, te paras
Si esperas, te congelas
Si esperas, sólo ves la vida pasar
Y lo que esperas, que sigue en movimiento…
lo ves alejarse, se va

No pidas que te esperen
No esperes tú a los demás
Quien quiera caminar contigo encontrará la forma de hacerlo
Si  se paró y tú seguiste, si quiere, dará un impulso y te alcanzará
Tú no corres, tú no huyes ni te escondes,
Si él corrió o salió huyendo
déjale con su escapada, es su proceso
No huye de ti, sino de su yo contigo
Algún día parará
si no escoge  la huida infinita…
Y si frena y  tú no te paraste, le alcanzarás
No a él, tú no le sigues,
Sólo sigues
Sólo vives
Vas creando tu camino a medida que te mueves
Un camino  en solitario
Un camino en compañía
Un camino con amores
Un camino lleno de decepciones
Y de alegrías
Y recuerdos
Las pisadas son momentos memorables
De canciones
De caricias
De palabras sin fin en horas muertas
De confidencias
De locuras de sentirse adolescente
De peleas y disputas
De notitas y susurros
De deseos proyectados al futuro
Un futuro que no está, porque no existe
El futuro es el camino que creamos
Cuando seguimos viviendo
Cuando no esperamos