Buscando endorfinas

Tengo yo amigas que saben mucho de hormonas y me cuentan cosas muy interesantes sobre las endorfinas.
Al parecer estas hormonas enganchan y mucho, y a veces hacemos cosas que no deberíamos porque es el único modo de sentir esa sensación de placer que provocan.
Hay personas que se enganchan al dolor, al riesgo, a amores tóxicos… vete tú a saber a qué se engancha cada uno.  Y vete tú a saber por qué y si él mismo lo sabe.
Yo, como todos, tengo mis propios enganches, y la verdad es que últimamente me dan bastante dolor de cabeza. Así que he decidido tirar por el camino que tira la mayoría: el deporte.
En esta foto estoy sonriente porque aún no había salido.

©NohemiHervada
ME gusta ir en bici, es una sensación agradable. He de decir que fui motera y me encanta la sensación de libertad y de sentir la velocidad tan de cerca. Pero claro, en la bici hay que currárselo. Y si encima llevas una niña de 3 años en una silla detrás, más mi propio peso y mi sobrepeso ( no mucho, vale, pero ahí está) … pues al final os aseguro que cuando hay un poco de cuesta me acuerdo de mi madre, del tío del Decathlon y de mi último enganche tóxico.
Porque al menos, ése, obviando todo lo demás, a ratos, era placentero.
EL caso es que he llegado muerta, me temblaban las piernas y me dolía hasta la cabeza.
Quien diga que el deporte es sano, hablaría del ajedrez seguramente 😛
En fin… que todo esto lo escribo por no contaros lo que de verdad me apetece contar… que el mundo está lleno de torpes, y que al parecer, han decidido todos presentarse en mi vida para que me documente y escriba un libro.
“Cómo sobrevivir a los torpes”
Pero eso es otra historia… aunque os aseguro que mucho más entretenida  que esta.
No sé si hoy he segregado  endorfinas con la bici.  Eso sí, seguro que más que con los últimos torpes de turno. Y encima quemo calorías… las del croissant del desayuno al menos.
O sea que mis 8 kilos de más se vienen conmigo de viaje esta próxima semana..
Sed felices, con endorfinas  o sin ellas.