Archivo de la etiqueta: emociones

Olvídame tú-Miguel Bosé

Esta canción me gusta mucho, como la mayoría de Miguel Bosé.
Estaba oyéndola y pensando en por qué nos cuesta tanto olvidar a alguien que por un motivo u otro ya no está en nuestra vida.
Es “traicionero el corazón”, dicen, y es cierto. Eso y que tenemos facilidad para perseguir lo que no no hace realmente felices.

Nos enganchamos a la sensación que una persona nos produjo en su día, y en vez de pensar en que eso pasó y ya, queremos repetirlo. Como el drogadicto que busca vez tras vez  la sensación de placer y euforia y no acepta que le hablen de consecuencias.

El amor es una droga.
O más bien, el amor que la mayoría conocemos.
Porque creo que la mayoría llegamos a adultos con referentes erróneos de lo que es el amor. No hemos sido bien amados, no nos han enseñado a amar sino a obtener, a ganar, a competir,  a retener o a perder. Y con esos antecedentes imagino que el amor de verdad se nos antoja imposible de entender. Y si lo logramos,  se nos antoja imposible de sentir y/o de recibir.

“Te necesito”, “no puedo vivir sin ti”, “sin ti me muero”... así creemos que demostramos cuánto amamos o nos aman, cuando la verdad es que  el amor de verdad es altruista y cuando se vive desde la necesidad estamos centrándonos en el Yo, y no el Tú.
Si te necesito a mi lado, estoy pensando en lo que obtengo cuando estás conmigo, en gratificar ese deseo, Mi deseo,  que no es otra cosa que resarcir a nuestro ego que viene herido desde hace mucho. Casi siempre desde el mismo comienzo.

Si lo pienso creo que nunca he amado entonces de verdad, como la inmensa mayoría, solo sé amar desde ese lugar. O me he dejado amar o he enfermado de amor. Ambas caras de la misma moneda.
No sé si algún día lograré hacerlo de otro modo, si podré quererme a mi misma lo suficiente para estar completa yo y no pretender que sea el otro quien me dé lo que me falta.

Quizás tendríamos que enseñar a nuestro hijos que amar es dar con generosidad sin perderse. Y que lo primero es quererse uno mismo y no aceptar nunca faltas de respeto, ni en nombre del amor ni en ningún nombre.
Si a las primeras señales de que algo no es como creemos, o como merecemos, dijéramos tranquilamente: “gracias pero esto no nos va a hacer más felices, adiós” igual no iríamos acumulando obsesiones, y decepciones y fracasos y dolor.
Quizás si aprendiéramos a amar dejando el ego a un lado, no viviéndolo como una batalla o una conquista, como un triunfo o un trofeo, igual es que habríamos madurado y estaríamos más cerca de conseguir algo más parecido al amor que lo que conocemos.

“Olvídame tú que yo no puedo”
keep-calm-and-love-yourself-488Puede parecer triste y desesperado, pero cuando el otro nos olvida, cuando es capaz de sacarnos de su vida por completo, y nosotros lloramos y nos rebelamos y nos parece imposible de aguantar esa sensación de fracaso, vacío, decepción, tristeza y rabia a partes iguales… cuando eso pasa, en el fondo nos hace un favor.
SI no puedes olvidar tú, agradece que lo haya hecho él. Te lo pone fácil. Al menos no juega contigo a perpetuar la angustia.

Además olvidar a alguien es la mayor muestra de “no amor” que hay, y ese es el mayor impulso para olvidar tú. Quien no te ama, no te merece.
Al final el dicho “Ama a tu prójimo como a ti mismo” encierra un a lección valiosísima:

No puedes querer a alguien si no te quieres primero tú.

©NohemiHervada

Live to tell-Madonna

Ayer cogí unos cuantos Cds antiguos, que no oía hace muchos años. Tenía que  conducir un rato largo y me apetecía oír mi música.
Tengo un disco de baladas de Madonna que vine oyendo a las 12 y pico de la noche sola mientras conducía.
no sé describiros qué supone para mi esta canción, una mezcla de tristeza y fuerza. Quizás es lo que mejor me describe ahora.

“Live To Tell”

I have a tale to tell
Sometimes it gets so hard to hide it well
I was not ready for the fall
Too blind to see the writing on the wall

[Chorus:]

A man can tell a thousand lies
I’ve learned my lesson well
Hope I live to tell
The secret I have learned, ‘till then
It will burn inside of me

I know where beauty lives
I’ve seen it once, I know the warm she gives
The light that you could never see
It shines inside, you can’t take that from me

[chorus]

[2nd Chorus:]

The truth is never far behind
You kept it hidden well
If I live to tell
The secret I knew then
Will I ever have the chance again

If I ran away, I’d never have the strength
To go very far
How would they hear the beating of my heart
Will it grow cold
The secret that I hide, will I grow old
How will they hear
When will they learn
How will they know

[chorus]
[2nd chorus]

 

“You Spin me Round (like a record)”-Dead or Alive

Mi adolescencia sin música hubiera sido totalmente insufrible.
Del mismo modo que  Bastian Baltasar Bux se refugiaba de su realidad en la lectura de “La Historia Interminable”,  yo encontraba en la música mi vía de escape personal.

Me sigue gustando recordar esas canciones que oía en la radio y ver los videoclips que veía en la TV.

Rememoro la estética ochentera y sonrío porque así he llevado yo el pelo. Siempre bromeo diciendo que la capa de ozono me la he cargado yo y todos los botes de laca Nelly que usé 😛

Adoraba a los cantantes de pelo largo  y esos guardapolvos largos que les hacía tan sexys para mi.
Imagino que a las adolescentes de ahora les pondrán los cantantes que enseñan calzoncillos bajo el pantalón… no sé… porque las estéticas y la definición de atractivo varía con las generaciones.

Esta canción me gusta porque me dan ganas de bailar. El chico no es que fuera de los que llevaba yo en el libro de francés   (¡Ay ese libro de francés con unas 50 fotos recortadas como envoltorio…!), pero es una canción muy bailable y hoy es festivo no? 😉

Y porque…quién no ha sentido eso alguna vez??? Que la persona que quieres te tiene girando  a su alrededor como un disco??
Las modas, los peinados y la ropa pueden ser pasajeras… pero otras cosas son imperecederas y atemporales…  Las emociones humanas son siempre las mismas… por eso la música traspasa generaciones… porque habla de emociones que todos reconocemos.

♥Un beso ochentero ♥