Archivo de la etiqueta: sácate partido

I Love Me de Rebeca López-Kisikosas

Hoy acaba oficialmente el taller que empezó hace un mes.

Hoy he llorado emocionada oyendo el último comentario de Rebeca a mi trabajo en este taller.

Como ella misma me ha dicho, yo llevo ya un par de años haciendo un trabajo propio con el tema de la imagen propia, el reconocimiento y la aceptación. Fruto de ese trabajo son 2 de mis talleres de más éxito , sobre todo el “Sácate Partido”.

Decir que recomiendo a todas las mujeres emprender este viaje de dentro hacia fuera y de fuera hacia dentro es poco. Lo recomiendo a todo el mundo, pero las mujeres llevamos la carga añadida de estar expuestas por nuestra imagen desde niñas. Sigue leyendo I Love Me de Rebeca López-Kisikosas

Con defectos, pero auténtica

Os reproduzco una conversación que tuve esta mañana:

-Yo: Ya sabes cómo soy

-P: Estupenda…

-Yo: No me sé callar

-P: Eres estupenda

-Yo: Soy una bocazas, entre otras cosas

-P: Si no fueses tan bocazas, no serías tan estupenda

Y he recordado parte del trabajo de uno de mis talleres (“Sácate Partido”), donde animo a reflexionar en las características propias, las que consideramos cualidades y las que consideramos defectos,  y entender que eso es básicamente lo que somos, lo que nos hace ser nosotros mismos y no modelos estándar de personas.

Por supuesto que ese análisis debería servir para limar defectos y destacar puntos fuertes, pero a lo que voy es que los rasgos sobresalientes que tenemos son lo que nos identifican: todos, los buenos y los no tan buenos.

Que soy una bocazas lo sabe cualquiera que me conoce y/o me sigue en el blog. Y resulta que a mí a veces me repatea ser así, pero en el fondo YO soy esa. Si fuera una persona hiperreflexiva que piensa todo antes de hablar… pues no sería yo, no sería la Nohemí que conocéis y que escribe y publica como vive… sin pensarlo demasiado.
Evidentemente no todo el mundo pensará que soy estupenda ( es lo que tiene tener amigos, que la quieren a una y la ven con buenos ojos),  seguro que hay más gente que se queda con lo de “bocazas”, y ¿sabéis que es lo mejor? Que todos tendrán razón.

No intentéis ser lo que no sois. Intentad mejorar siempre, pero partiendo de lo que tenéis, de lo que sois.  Si no, aparte de mucha frustración, correréis el peligro de dejar de ser auténticos. Y hay algo mucho peor que ser bocazas… y es ser un timo o una copia.

Aspira a mejorar, pero siendo tú mismo

Y  esta bocazas se despide hoy porque me voy a la playita con mis hijos.
Sed felices.

 

Recuerda que puedes acceder al taller “Sácate Partido” grabado.

 

Esmeralda Solis de Siriñadas habla de mis talleres “Empodérate” y “Sácate Partido”

EMPODERADA Y SACÁNDOME PARTIDO DE DENTRO HACIA AFUERA

“Nunca he dado mucha importancia a mi exterior, a lo que transmitía, a lo que llegaba a los demás, yo era yo y si alguien no estaba conforme, carril!. Qué bonita coraza, verdad?.

 
Porque básicamente yo no era yo, y este año que me he dedicado a mí, a profundizar, a verme, a respetarme, a darme mi sitio, a escarbar profundo y darle la mano a mi niña pequeña interior gravemente enfadada.
 
 
Este año que he descubierto otro yo que me gusta mucho más, más sereno, menos autoexigente y más respetuosa conmigo misma, que me doy tiempo para pensar y para meditar, que me cuido y dejo que me cuiden, que me escucho y me doy valor.
 
Tras el “Empodérate” y comenzando a encajar
 
 
Justo en ese camino apareció en el momento oportuno Nohemi, ya estaba de antes, ya estaba ahí, pero justo el taller de “Empoderate” en Oh!laluna, que creo que ella misma pensó que para que lo necesitaba, es probable que lo necesitar más que nadie, porque yo no necesitaba empoderarme ante nadie, ante nadie tan difícil como ante mí misma. Ni más ni menos. Ante mi misma, y fue el empuje que hizo encajar otra pieza del puzzle, y desde ese día no paran de encajar piezas una tras otra, no dudo que seguiré colocando cosas, porque el proceso ahora es imparable y no quiero que pare.
 
Ya en la formación de Asesoras Continuum, siguiendo mi camino personal, llego el sácate partido…y para mi ese es: saca todo lo que tienes dentro y enséñaselo al mundo, no es una fachada exterior, no es pintar y revocar desconchones, es curar y sanar heridas y ahora mi sonrisa no tiene un lado triste!.
 
Que no es solo pintura en los ojos, brillo de labios, peluquería y revisar ropajes (que no viene nada mal por cierto), que es mirarnos dentro y pensar que queremos que sientan y piensen los de afuera, pero que queremos de verdad, sin fachadas, ni mascaras, es no castigarnos mas con autoimposiciones y respetarnos nosotras mismas las primeras
 
 
Así que ojala todo el mundo se animara para hacer los dos talleres, ahora seminario conjunto (gran idea porque son los dos necesarios) porque no es chapa y pintura, es felicidad y amor puro, es cambio, es cambio del que sale de entro hacia afuera y se refleja y te ilumina la vida.
 
 
 
Por lo tanto ¿Me han servido? SI, rotundo, han llegado para aportarme en mi vida justo lo que necesitaba, en el momento que lo necesitaba y para empujarme a continuar el camino comenzado que no dudo es el correcto. Mi familia es mucho más feliz, si yo soy feliz de veras, y ahora sonrío en abierto!.” 
  

Post Publicado originalmente en Siriñadas y copiado aquí con permiso de su autora

Gracias a tod@s. Gracias Azucena ♥

¿Cuántas veces al día decimos “gracias”?

Seguramente muchas porque nos educaron muy bien.

Si alguien nos cede el paso, si nos dan una indicación en la calle, a la tendera que nos vende el pan, a nuestros hijos cuando nos traen algo que les pedimos.

Pero ¿y esas otras gracias? ¿Esas que se dan desde el fondo del alma  y que va más allá  de una simple fórmula de cortesía?
Dice el refrán:

“Es de bien nacidos, ser agradecido”

Así que quiero agradecer a todas las asistentes a mis talleres  su confianza, sus  testimonios, públicos o privados, sus ánimos a seguir con este trabajo porque en muchos casos ha supuesto un antes y un después en muchos aspectos. Agradecer que lo recomienden a sus amigas, que lo compartan en sus blogs y redes sociales, que hagan boca a boca… porque al final eso hace que yo pueda dedicarme a ellos. A que sigan creciendo en contenidos y a presentarlos de una forma amena, divertida, interesante y  práctica.

Este post es para tod@s vosotr@s (que también hay algún hombre 😉 ), pero especialmente para una persona.

En esta ocasión voy a agradecerle personalmente a Azucena Caballero su gran generosidad.
Much@s la conocéis. Es la persona al frente de Educarpetas y de otros proyectos de éxito como la Pedagogía Blanca y Mujeres Empoderadas.

Es coaching de muchas mujeres a las que conozco y quiero. Ha ayudado a lanzar, enfocar  y mejorar las carreras de personas con grandes talentos.

Y yo, no soy clienta suya.

Y aún así siempre ha sido una persona generosa en extremo conmigo. Me ha demostrado cariño y confianza. Pagó mi taller, lo hizo, lo recomendó y sigue recomendando. Fue de las primeras en mandarme su testimonio y en recomendarme que pusiera ese apartado en mi web.

En un medio donde parece que hay que dar todo gratis o cobrar cada palabra, algunas intentamos que el sentido común prime en nuestras vidas.
Una frase de Azucena que repetimos mucho es: “si no es tu clienta ni tu amiga, ignórala”. Y tiene razón.
Yo no era su clienta, pero me ha demostrado ser muy buena amiga.

Al final nuestros caminos se entrecruzan y el equipo de formación Continuum, quisimos que nuestras alumnas pertenecieran a su comunidad Educarpetas, ella quiso hacer mi taller y dejarse asesorar por mi . Y de nuestra relación surgen cosas tan interesantes como estas.

Tras un tiempo del taller y una vez implementados algunos consejos, Azucena me regala este nuevo testimonio que os comparto:

” Darme el permiso para realizar el taller “Sácate Partido” con Nohemi Hervada y tomármelo en serio e ir implementando pequeños cambios cotidianos en mis rutinas para incluir el cuidado de mi piel, mi aspecto, mi ropa, etc, ha sido uno de los factores determinantes para profundizar en mi autoconocimiento, fomentar mi autoconfianza y sentirme mejor conmigo a misma a niveles muy distintos. Los cambios positivos han sido múltiples, desde mi imagen profesional, hasta la percepción de mí que tengo yo misma. Nohemí en sus talleres no solo da herramientas prácticas para que cuides tu exterior, si no que sobretodo te da pautas y conocimientos que te ayudan a cuidar tu interior, a empoderarte y a embellecerte desde dentro, desde donde nace la auténtica belleza.
Recomiendo a cualquier mujer que desee tener el control de su vida en todas sus facetas que aproveche la sabiduría de Nohemi y que se apunte a un taller, porque es verdaderamente transformador y mejora tu vida.”

Azucena Caballero.

Ellas opinan…

… del taller “Sácate Partido” .

” ¿SÁCARME PARTIDO? Si yo era de las que ni miraba los escaparates por no verme reflejada.

Llevo unas semanas queriendo escribir sobre el Taller “Sácate Partido” que imparte Nohemi Hervada, con excusas como: tengo que pensarlo bien, ahora no tengo tiempo, luego me siento y en un rato lo hago… pero en el fondo, llevo unas semanas acordándome de Noe y sus enseñanzas a cada rato y lo que es mejor, poniéndolas en práctica con los pequeños grandes gestos del día a día- un ponte rímel nena que tú lo vales – y solo me cabe decir GRACIAS, infinitas gracias por tocar el interruptor que ha hecho saltar el resorte para re-descubrir que con poco que haga por estar mejor… gano en confianza y seguridad, esa que hace tiempo – mucho tiempo – tenía dormida, escondida y apartada. Ahora me gusto y me acepto y sobre todo me quiero y son esos pequeñas-grandes detalles que hacen la diferencia… ponte brillo y saca tu mejor sonrisa. Agradecida y feliz.

Hace años que no me veo… mi físico no acompaña a la idea que mi cabeza y mi mente tienen de mí. La edad, los kilos y supongo que la simbiosis de ambas se tradujo en no me quiero ni ver… La vida, el corre corre, el trabajar en casa… y poco tiempo libre… se van uniendo a dejarte llevar, llegando a un punto en el que la imagen que veía no me gustaba, no me reconocía y por lo tanto evitaba.
Hoy después de varias semanas… ya un mes de buenas prácticas y maneras ! he tenido un recaída… si sí… me han dado las 12 y las prisas, el que no llego, tiene que estar antes de las X para que llegue a tiempo… me olvidé de mí. Y cuando me he visto en el espejo, he vuelto a ver a aquella que no me gustaba… y ufff rápidamente me he re-compuesto me he acorado de Noe y sus tips de “belleza“ y me he dicho, de hoy no pasa… me arreglo un poco, me siento y lo pongo por escrito…

GRACIAS, infinitas gracias por tocar el interruptor que me ha hecho saltar y ganar en confianza y seguridad.
Altamente recomendable, por hacernos pensar, por lo bien enfocado y dirigido, por compartir con otras mujeres casi los mismas manías, rarezas… y sobre todo por no frivolizar sobre la belleza y los estereotipos que nos venden… porque está claro que todos TODOS, necesitamos de la belleza como del amor y eso me hace pensar lo importante que es no solo estar bien por y para los demás pero sobre todo por y para nosotras mismas.
Si tienes la oportunidad… no la dejes escapar… VALE MERECIDAMENTE LA PENA…y esto me lleva a pensar en otro de sus post – El verdadero valor de las cosas – venía a resumir algo así como, invertir en ti, es la mejor inversión. SÁCATE PARTIDO… yo ya lo hago.”

Maica Luis
Fotógrafa

“Recientemente he participado en el taller online de Nohemí de “Sácate partido” y fue una experiencia muy positiva que me ayudó a quitarme la pereza, a ocuparme más de mi misma y a eliminar prejuicios sobre la belleza, armonía y feminidad. Antes de tener a mi hijo Samael, hace ya 7 años, era ejecutiva y tenía un amplio armario, cosméticos y complementos. Después cambié voluntariamente de vida, de talla -involuntariamente- y de filosofía de vida y crianza, y cuidarme yo y mi imagen quedaron relegados en el sótano. Nohemí me ha hecho recordar que feminidad, practicidad, “progresismo” y autoestima van de la mano, que nos han mentido mucho en estos aspectos y que con poco tiempo dedicado a vernos mejor nosotras podemos ganar mucho. Además, hice el curso con unas amigas de otras provincias y fue un viernes por la noche estupendo, con una copa de champagne hubiese sido la leche Gracias Nohemí por sacar a la Miss XL y alternativa que llevo dentro

Bss”

Can Men
El Blog Alternativo

 “Hace algunas semanas participé en el curso “Sácate partido” de Nohemi Hervada. Debo recomendarlo porque es divertido, útil y una buena manera de pasar el rato. Lo recomiendo para que recordemos que nuestro aspecto es más que una cuestión estética, es también una forma de comunicación. Nohemi sabe guiar el curso con soltura, profesionalidad y mucho sentido del humor. Es una buenísima manera de pasar un rato entre amigas.”

Mónica Felipe Larralde
Estudios sobre el útero

” Con este taller he dedicado un tiempo a mi cuerpo, a mi físico, algo relegado al último rincón de mi vida estos últimos 7 años. Nohemí me ha recordado que lo primero que ve de mí la gente que me rodea es mi cuerpo y que si quiero dar una buena impresión de la María de dentro tengo que reflejarla en la María de fuera, cuidándola y mimándola para que ofrezca el aspecto saludable y hermoso que puede reflejar cuando la mimas.”

María Berrozpe
Sueñoinfantil

 

 

(…) El taller de Nohemí me ha llevado a la conclusión de que arreglarse para resaltar lo mejor que cada uno tenemos no es una frivolidad, sino casi una necesidad. Porque todos necesitamos belleza, igual que necesitamos bondad. No el concepto de belleza estereotipada que nos venden en los medios, pero sí belleza. Armonía. Eso pasa por una buena salud, y un buen aspecto. Podemos  ser muy buenas personas, pero lo que otros perciben de nosotros a través de la imagen es mucho y muy importante también. Y lo que percibimos nosotros acerca de nosotros mismos! Qué importante para quienes trabajan o pasamos mucho tiempo en casa, quitarse el pijama,  y tener aunque sea un mini ritual de cuidado…

 
Otra de las razones por la que en los últimos tiempos he renegado aún más de la cosmética es porque no soporto echarme potingues con montones de tóxicos.  Uso pastilla lo más ecológica y artesana posible, e igual con el champú, el dentífrico, el desodorante… mi excusa para no echarme cremas era no ponerme mierdas, pero eso, era una excusa, porque hoy existen buenas alternativas limpias y respetuosas con el cuerpo. Así que he hecho una pequeña primera inversión y he comenzado por lo más difícil para mí: el hábito  cuando sólo tenía un maravilloso cacao de labios hecho por una amiga, empecé a dármelo cada noche, antes de acostarme. Cuando tuve mi nueva hidratante, también. Y así, poco a poco, espero ir poniendo en práctica los consejos que saqué del taller.
 
Y comprendí que este cuidado no es sexista, ni exclusivo de las mujeres. Querer destacar lo mejor de uno mismo no tiene sexo.  Comprendí que el cuidado, y el mimo para con una misma no tienen que ver con la obsesión ni por la moda, ni por la delgadez, ni por la estética, que es lo que verdaderamente tiraniza a las mujeres y las vacía de contenido.
 
Y desde aquí, finalmente, quiero volver a agradecerte Nohe que me animaras a participar, porque esta reflexión me hacía mucha falta ;) ”
Carolina  Garcinuño

 

La mamá de Mateo

 

 

Si quieres leer mas opiniones pincha aquí .


Y
si quieres ver en qué te puede ayudar a ti, inscríbete en el próximo: nohemihervada@gmail.com

Usamos la misma expresión…. pero con enfoques sin duda diferentes 😉

Algo más que “la niña lista”

Que nos pasamos la vida jugando el rol que nos marcan es algo que ya casi nadie discute. En este post de mi otro blog hablaba sobre ello, aunque lo enfocaba al rol de padres. No etiquetar, dejarles libertad para desarrollar todas sus facetas y que sean ellos mismos los que decidan cuál o cuáles potenciar.
Hoy hablo de los adultos, de nosotros los que ya hemos crecido asumiendo un papel.

Muchos nunca tomarán conciencia de ello y seguirán como siempre, cumpliendo las expectativas marcadas desde fuera. O peor aún no cumpliéndolas y sintiéndose perpetuamente fracasados.
Otros, muchas veces tras una crisis, se pararán, pensarán y se darán cuenta de la realidad.

Ser “la lista”, “la guapa”, “el mayor”, “el consentido” nos ha acompañado toda nuestra vida… pero ¿somos eso realmente? O mejor aún: ¿queremos ser solo eso?.

He comentado ya que el taller “Sácate Partido” surgió de las reflexiones para un post “Más que guapas”  y de mis propias experiencias .

Yo he sido, no una niña “lista”, sino “LA lista” y sé lo que implica ese cliché. Además soy “la mayor” “la responsable”… con todo lo que eso condiciona a una niña que se pasa la vida oyendo eso de:
“cede tú que eres la mayor” o “tienes que dar ejemplo”.

Claro que mis hermanos y primos no lo tenían fácil…. ir detrás de la que saca 10 en todo…

El  caso es que no era especialmente mona, tampoco era fea, era “normalita”. La guapa era mi prima que era rubia  y luego,  mi hermana que era un bollito de esos comestibles… (mi hija se le parece mucho ♥-♥).

Así que entre enseñarle a las visitas lo bien que leía el periódico con 4 años y dar ejemplo a mis primas, ya me gané mi papel en el teatro familiar´:

“Nohemí es muy lista y muy responsable”

Y cuando ese es tu papel, el de guapa es para otra…. y tú pues vas creciendo con esa escala de valores: ser lista es mejor que ser guapa.
Como si alguna de esas dos características fuera a asegurarte la felicidad, cuando no es así.

Con estos antecedentes, más una adolescencia difícil y una mochila familiar de descontento con lo femenino… os podéis imaginar.

Tardé años en aceptarme y algunos más en gustarme.

Pero lo conseguí.

Por primera vez tengo conciencia de que mi cuerpo, y mi imagen son algo más que el envoltorio de mi cerebro. Que soy  mucho más que una niña lista o guapa o responsable  o cualquier otra etiqueta que los demás vean en mi… que soy todo eso y mucho más.

 

Y de lo que he aprendido y experimentado en todo el proceso de forma personal y de lo que he visto en las mujeres que me han rodeado desde que tengo conciencia y de los recursos y herramientas que he ido encontrando e incorporando a mi vida es con lo que me lancé a montar los talleres “Sácate Partido”.

Sé lo que piensa mucha gente de él, lo que inspira el nombre, lo que creen que hago y digo . Porque yo cuento muy poco del taller y eso siempre da lugar a suposiciones y especulaciones.

Prefiero que lleguéis un poco “vírgenes” o que leáis los testimonios de las que han aisistido para que os hagáis una idea, o que leáis post como el que ha escrito Carolina en su blog y que os copio:

 

“Aprendiendo a ‘Sacarme Partido’ 🙂

 
He decidido volver a mi pobre y abandonadito blog con una experiencia reciente que he tenido. Que además viene al pelo con la fecha de mañana, 8 de marzo.
 
Es una pequeña reflexión sobre la mujer  y la belleza. Espero que no la típica.
 
Mi amiga Nohemí Hervada dirige unos talleres, presenciales y online.  Uno de ellos, el Sácate Partido, siempre había llamado mi atención. Pero como desde la negación, porque si hay algo en lo que creo que yo soy experta es, precisamente, en no sacarme partido de forma alguna J Yo reposteaba la info en facebook segura de que, dirigiéndolo Nohe,  sería un buen taller y podría haber muchas interesadas entre mis amigas. A mi misma me daba curiosidad, pero como yo le expliqué a Nohe, no me animaba a participar por mi ‘natural’ desaliento. Ese ‘pa qué’. ‘Pa qué, si no me va a valer para nada, si es que yo me conozco y luego no voy a aplicarme el cuento’. Ella me animó a participar y finalmente lo hice. Vaya que si lo disfruté.
Me gustó mucho la información y los tips, la organización del taller, cómo se explica ella… y el resultado más valioso para mí, en primer lugar, hacerme pensar.
 
Yo soy de esas mujeres que piensan que la belleza está fundamentalmente en el interior. De hombres y de mujeres. Y que, particularmente en las mujeres, la belleza es una suerte de excusa para el sometimiento. Nos llenan la cabeza con la tontería de ‘ser’ y ‘estar guapas’ desde la cuna. Es una condición para gustar. No para gustarse (en primera opción) sino para gustar a otra persona. Y desde esa creencia, la de que la belleza está en el interior, la belleza de lo exterior siempre me ha parecido superfluo y una frivolidad.
 
Creo que en esto siempre ha influido mucho el que yo nunca me he sentido guapa. En los papeles que nos toca vivir en esta vida, a mí me tocó el de ‘niña lista’.  Y ahí era donde sentía que tenía que destacar. Ni era guapa, ni iba a serlo, así que ¿para qué perder tiempo fingiendo que podía pretenderlo?
 
Luego vino la rebelión, y el encabronamiento. Si para gustar había que ser una muñequita, pues mejor no gustarle a nadie. Lo que siempre he visto una injusticia es que el mundo de las mujeres gire alrededor de su belleza, de la que depende su aceptación y su atracción, y el de los hombres no. ¿Para qué tantos esfuerzos, si ellos no se tienen que esforzar en nada?
 
Así que me colgué la etiqueta de ‘poco presumida’ y ‘descuidada’.  Soy la típica que sólo se pinta en las bodas y fiestas muy especiales (a veces ni eso), que no se pone jamás una crema, que casi nunca lleva tacones, que va a la peluquería una vez al año, con suerte, y que compra ropa en su mayoría funcional y la imprescindible.  La que piensa que con ir limpia ya basta.  Austera y espartana J porque lo que importa, va por dentro.
 
Bien. Pues el taller de Nohe me ha servido para tirar de un hilo. Porque aunque yo estuviera conforme con mi forma de ser (claro!), algo no acababa de cuadrarme. Porque aunque eso fuera lo que yo opinaba, a veces, me pillo mirándome furtivamente en el espejo y diciéndome ‘Ya te vale’. En los últimos tiempos, desde el nacimiento de mi hijo, he venido sufriendo un cambio significativo. Un trabajo de aceptación de mi misma, de mi persona, de mi imagen. Una especie de reconciliación. En un momento de mi vida en el que, aparentemente, no necesito hacer ‘nada’ para gustar, porque ya conseguí gustarle a alguien lo suficiente, descubrí que lo que necesitaba por fin era gustarme a mí misma. Lo que no había hecho nunca,  vamos.
 
Hace algunos meses, a raíz de una lectura que me gustó muchísimo, “Las chicas buenas no toman postre”,  y el emotivo artículo de ‘Mamá entra en la foto’, me dije un gran ‘ya basta’. Ya basta de no quererme, ya basta de no gustarme, ya basta de exigirme ser quien no soy. Ya basta. He ido haciendo pequeñas compras, intentando hacerme con prendas de colores y motivos alegres, y salir por fin del permanente ‘luto de las gordas’. Me he cansado de ser invisible.
 
Pero claro, es un gran cambio, y los grandes cambios no se dan de un día para otro. Había avanzado con la aceptación, con el cambio de color (o sea, del no color al color)… pero seguía arrastrando el pesado lastre de ‘yo es que no me arreglo’.
 
 
El taller de Nohemí me ha llevado a la conclusión de que arreglarse para resaltar lo mejor que cada uno tenemos no es una frivolidad, sino casi una necesidad. Porque todos necesitamos belleza, igual que necesitamos bondad. No el concepto de belleza estereotipada que nos venden en los medios, pero sí belleza. Armonía. Eso pasa por una buena salud, y un buen aspecto. Podemos  ser muy buenas personas, pero lo que otros perciben de nosotros a través de la imagen es mucho y muy importante también. Y lo que percibimos nosotros acerca de nosotros mismos! Qué importante para quienes trabajan o pasamos mucho tiempo en casa, quitarse el pijama,  y tener aunque sea un mini ritual de cuidado… J
 
Otra de las razones por la que en los últimos tiempos he renegado aún más de la cosmética es porque no soporto echarme potingues con montones de tóxicos.  Uso pastilla lo más ecológica y artesana posible, e igual con el champú, el dentífrico, el desodorante… mi excusa para no echarme cremas era no ponerme mierdas, pero eso, era una excusa, porque hoy existen buenas alternativas limpias y respetuosas con el cuerpo. Así que he hecho una pequeña primera inversión y he comenzado por lo más difícil para mí: el hábito J cuando sólo tenía un maravilloso cacao de labios hecho por una amiga, empecé a dármelo cada noche, antes de acostarme. Cuando tuve mi nueva hidratante, también. Y así, poco a poco, espero ir poniendo en práctica los consejos que saqué del taller.
 
Y comprendí que este cuidado no es sexista, ni exclusivo de las mujeres. Querer destacar lo mejor de uno mismo no tiene sexo.  Comprendí que el cuidado, y el mimo para con una misma no tienen que ver con la obsesión ni por la moda, ni por la delgadez, ni por la estética, que es lo que verdaderamente tiraniza a las mujeres y las vacía de contenido.
 
Y desde aquí, finalmente, quiero volver a agradecerte Nohe que me animaras a participar, porque esta reflexión me hacía mucha falta ;)”
 Gracias a ti Carolina por tu generosidad ♥

 

 

“Mi Primer Día”-Los Aslándticos”

Esta entrada va dedicada a la persona que me ha descubierto este grupo.
Para  recordarle a él y a todos los demás, que cuando queremos algo, tenemos que trabajar para que pase.

Es el antiguo refrán de : ” A Dios rogando y con el mazo dando”.  O lo que es lo mismo, que aunque no controlamos todo, sí somos responsables o podemos serlo de una gran parte de lo que nos pasa.
En el taller de “Empodérate” lo enfocaríamos como:

“si quieres algo pídelo”

y en el de “Sácate Partido” como:

“Da el primer paso para conseguir lo que deseas. No te pares porque la meta sea alta… sube los peldaños de uno en uno”

Y ponte esta canción y canta en voz alta:

“Hoy será mi primer día y mañana también y el resto de mi vida.”

“Hoy será mi primer día y mañana también y el resto de mi vida. Porque… 

Hoy le he ganado la batalla a la montaña de la ropa sucia, hoy, hoy, 
ninguna tarea me asusta, ningún encargo me disgusta, porque… 
hoy he vuelto a por mi tiempo, hoy me quedo a vivir en mi cuerpo, 
solo espero estar en lo cierto y que todo esto no se quede en el intento. 

Hoy será, será, será, será mi primer día 
y mañana también y el resto de mi vida. 
Porque hoy será, será, será, será mi primer día 
y mañana también y el resto de mi vida. 

Porque… 

Hoy le he ganado la batalla a la inconsciencia, 
a la ignorancia, a la desidia, a la impotencia, 
a la vergüenza de que no terminas porque 
nunca empiezas, 
y hasta la fecha no lo he podido nunca asegurar, 
pero cuando tu quieras te lo demuestro, 
que ya todo ha empezado a mejorar. 

To’ lo que tenía que dejar, 
hoy lo voy a dejar para siempre. 
Voy a recuperar la costumbre 
de considerar los consejos de la gente 
y levantar bien alta la frente, 
hoy voy a terminar lo que tenía pendiente, 
solo es cuestión de echarle huevos, 
tampoco es nada nuevo, pero hoy me 
siento fuerte. 

Hoy puedo, hoy el premio me lo llevo, 
hoy me sobra la energía, es el punto de partida. 

Porque… 
Hoy será, será, será, será mi primer día 
y mañana también y el resto de mi vida. 
Porque hoy será, será, será, será mi primer día 
y mañana también y el resto de mi vida. 
Porque… 
Hoy será, será, será, será mi primer día 
y mañana también y el resto de mi vida. 
Porque hoy será, será, será, será mi primer día 
y mañana también y el resto de mi vida. 
Porque… 
Hoy será, será, será, será mi primer día 
y mañana también y el resto de mi vida. 
Porque hoy será, será, será, será mi primer día 
y mañana también y el resto de mi vida. 
Repite conmigo: 
Lo tengo claro (lo tengo claro), 
lo pasado pasado (lo pasado pasado), 
el futuro ha llegado (el futuro ha llegado), 
lo tengo claro (lo tengo claro), 
hoy es mi primer día (hoy es mi primer día), 
del resto de mi vida (del resto de mi vida), 
me sobra la energía (me sobra la energía), 
lo tengo claro porque. 
No, no, no, nada se mueve si no lo empujo yo. 
Porque no, no, no me puedo esperar ni un día mas. 
Hoy será, será, será, será mi primer día 
y mañana también y el resto de mi vida. 
Porque hoy será, será, será, será mi primer día 
y mañana también y el resto de mi vida. 
Porque… 
Hoy será, será, será, será mi primer día 
y mañana también y el resto de mi vida. 
Porque hoy será, será, será, será mi primer día 
y mañana también y el resto de mi vida. 
Porque… 
Hoy será, será, será, será mi primer día 
y mañana también y el resto de mi vida. 
Porque hoy será, será, será, será mi primer día 
y mañana también y el resto de mi vida”

Saca la loba que llevas dentro

¿Qué has pensado al leer el título?

El castellano, tan rico en matices,  hace que una misma palabra o expresion signifique, dependiendo del contexto, cosas muy diferentes.

Entre las madres, usar la expresión “loba” no es extraño. Asociamos  “sacar la loba que llevamos dentro”, al instinto de protección que  nos caracteriza en esa etapa.  Esa fuerza que nos hace ser tiernas con nuestras crías pero agresivas ante quien sea, o consideremos que puede ser, una amenaza.

Muchas de nosotras podríamos contar cómo nos cambió el carácter con determinadas personas, tras tener a nuestros hijos. Como si un instinto totalmente animal nos poseyera.

YO recuerdo perfectamente esa sensación.

No soportaba que ciertas personas tocaran a mi hijo,  me salía de “las tripas”  el apartarle de ellas… más o menos como vemos hacer a la mayoría de las hembras mamíferas, especialmente las felinas.

Fuera de ahí, la expresión “loba” aplicada a las mujeres suele ser más peyorativa, cosa nada extraña en nuestro lenguaje machista, acostumbradas a que “zorra” o “lagarta” sean insultos. Sigue leyendo Saca la loba que llevas dentro